Flotadores: las sombritas que no acompañan

¿Alguna vez notaste que, mientras disfrutabas de un día soleado en el jardín, en la playa o en la azotea de tu casa, tu vista se sentía “sucia” repentinamente y que, al parpadear varias veces con la esperanza de que aclararla, lo único que lograste fue percibir algo que flota en tu campo visual? Más allá de su aspecto de pelusas o de simples líneas sin forma que se mueven conforme desplazas la vista de un lado a otro, no tienes idea de qué pueden ser y es que definitivamente no las habías visto antes.

Lo que experimentaste en esa ocasión, y tal vez en otras posteriores, es un fenómeno muy común que nos ocurrirá a casi todos al menos una vez en la vida. Estas sombritas reciben, por parte de nosotros los oftalmólogos, el nombre de miodesopsias si bien escucharás con mucha mayor frecuencia que también se las llama flotadores.

En las personas mayores de 50 años, los flotadores son consecuencia natural del proceso de envejecimiento del ojo y no suponen mayores problemas. Se forman porque el vítreo, esto es, la sustancia que rellena el ojo sufre cambios degenerativos en los cuales las fibras de colágeno se peguen unas a otras y forman grumos que, si son lo suficientemente grandes, bloquearán la luz y generarán una sombra que se percibiremos como una pelusa o mosquita, sobre todo si fijamos la vista en fondos blancos o cuando hay mucha luz, que se mueve constantemente.

Si bien los flotadores son un fenómeno normal en mayores de 50 años, esto no quiere decir que personas más jóvenes no puedan experimentarlos, especialmente si son miopes, se han sometido a alguna cirugía en los ojos, han sufrido un golpe fuerte en la cabeza o cerca de los ojos, o han tenido alguna enfermedad inflamatoria del ojo. En estos casos, los flotadores obedecen a causas diferentes y, aunque también pueden ser normales e inofensivos, deben ser atendidos y por un especialista para descartar una condición grave.

Si adicionalmente percibes destellos de luz o flashazos ocasionales en tu campo visual, si observas muchos flotadores, grandes y muy negros, o si detectas también que algo no te deja ver la periferia de tu visión, es urgente que acudas con un especialista en retina ya que estos signos podrían estar asociados con un desprendimiento de la retina. Esta es la causa por la que recomendamos a todos los pacientes que comienzan con flotadores una revisión rutinaria de su retina con la pupila dilatada para descartar esta posibilidad.

Espero que esta información te sirva. Si te gustó lo que leíste o crees que le puede servir a alguien más, no dudes en compartir este contenido. Si necesitas o te interesa saber más sobre este y otros temas, visita mis redes sociales en www.retinarvm.mx o la página de la Asociación para Evitar la Ceguera en México: www.apec.org.mx.   

Dr. Raúl Velez Montoya.
Oftalmólogo/Retinólogo.
dr.rvm.mx@gmail.com
Instagram: @retinaRVM
Facebook: @retinaRVMX
Citas: 555271-9316

Compártelo con tus amigos:
Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter

¡Síguenos en Instagram!